Tras 25 años de manejo, este jueves 12 termina concesión de la Vía al Mar

0
30


Este jueves 12 de septiembre, a las 6 de la tarde, quedará por terminado el contrato de concesión de la Vía al Mar (Cartagena – Barranquilla).

La terminación se da luego de 25 años en los que el Consorcio Vía al Mar tuvo a su cargo la realización de los estudios, diseños definitivos, obras necesarias para la rehabilitación de la calzada existente y el mantenimiento y operación del tramo de carretera Lomita Arena – Puerto Colombia – Barranquilla de la ruta 90A, el empalme de la ruta 90 (La Cordialidad) – Lomita Arena, así como el mantenimiento y la operación del tramo Cartagena – Lomita Arena en los departamentos de Bolívar y Atlántico.

Ante estas circunstancias, el concesionario le notificó a los Usuarios de telepeaje no consignar en las cuentas del fideicomiso.

Se trata del contrato de concesión 503-1994, derivado de la Licitación Pública 006-94, suscrito el 24 de agosto de 1994 por el entonces Director del Instituto Nacional de Vías (Invías), Guillermo Gaviria Correa (Q.E.P.D.) y Juan Clímaco Gómez Morales, en su condición de representante del consorcio integrado por Consultores del Desarrollo (50% de participación) y Edgardo Navarro Vives (50%).

La concesión también contempló la financiación, construcción, suministro, instalación, montaje y prueba de los equipos, así como la puesta en funcionamiento y operación del proyecto.

Para ello fueron contemplados servicios propios como mantenimiento de la vía, operación y seguimiento del tránsito, control del peso de los vehículos de carga, operación de los puestos de cobro de peaje, vigilancia de las instalaciones y comunicaciones con el Centro de Control Operacional.

Además de los servicios de atención a los usuarios como remoción de vehículos averiados y de víctimas de accidentes, servicios sanitarios, primeros auxilios a vehículos y personas, suministro de bienes para operación de los automotores, venta de alimentos y telefonía convencional.

La concesión inició el 8 de septiembre de 1994 con la etapa de diseños y programación, luego el 16 de diciembre del mismo año comenzó la etapa de rehabilitación de la vía Lomita Arena – Barranquilla y el 15 de septiembre de 1995 comenzó la etapa de operación.

En desarrollo de la concesión y de acuerdo con las reformas en las entidades del estado, la misma pasó del Invías al Inco y luego a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

En cumplimiento de la cláusula vigésima sexta del contrato, al vencimiento de la etapa de operación, los bienes afectados a la concesión del proyecto en los que se incluyen los predios para la zona de carretera, obras civiles (Calzadas, separadores, intersecciones, estructuras, señales y obras de drenaje y de arte), al igual que las casetas de peaje y sus áreas de servicios y los equipos instalados para la operación, revertirán a favor de la ANI sin costo alguno, libres de todo gravamen y con un nivel de servicio que alcance una calificación mínima de 4 puntos “de acuerdo con las normas de mantenimiento para carreteras concesionadas”.

No obstante, la ANI, al vencimiento del período, podrá comprarle al concesionario los bienes muebles o inmuebles distintos a los señalados y que considere necesarios para la operación, tales como plantas de asfalto, trituradoras, maquinaria de construcción, vehículos y campamentos.

Igualmente, reconocerá las mejoras realizadas sobre los predios que conforman la zona de carretera para la instalación de servicios complementarios que hayan sido autorizados en desarrollo de la concesión, tales como las construcciones de mampostería y cubierta.

El valor de la concesión fue estimado en 539.081 millones de pesos.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí